Durante una vida el corazón late un promedio de 3 mil millones de veces y bombea una media de 3,8 millones de litros de sangre a lo largo  del cuerpo. El cuidado de este órgano debe ser una máxima prioridad. Cómo nos alimentamos puede tener un gran impacto en nuestra salud cardiovascular y siempre hay que tener en cuenta la importancia de una alimentación sana y del cuidado preventivo de nuestro cuerpo.

A continuación una lista alimentos recomendables para el corazón:

1. Palomitas (pop corn): A no ser que estén cubiertas con de mantequilla, azúcar o sal, las palomitas de maíz pueden considerarse un snack muy saludable. Las palomitas son en realidad un grano integral. Aquellas personas con dietas ricas en granos integrales suelen tener un IMC más saludable y por lo tanto un menor riesgo de desarrollar enfermedades del corazón. Además, las palomitas de maíz proporcionan polifenoles al cuerpo – y en grandes cantidades. Los polifenoles son antioxidantes que los investigadores ha ligado a la mejorara de la función cardíaca y de la salud en general. La Universidad de Scranton llevó a cabo investigaciones que sorprendentemente concluyeron que las palomitas de maíz tienen más polifenoles que los arándanos (la principal fuente de fruta de este antioxidante) y los frijoles (la fuente vegetal más alta de este antioxidante).

2. Cereales enteros: Multitud de estudios han demostrado que una dieta con abundante fibra reduce el riesgo de enfermedades del corazón. La clave es añadir alimentos ricos en fibra soluble a tu dieta como cebada (¡no la cerveza!), harina de avena, garbanzos, okra, berenjena y frijoles. Cuando el cuerpo digiere grasa crea un ácido biliar a partir del colesterol, la fibra soluble que se encuentra en los estos cereales enteros se mezcla con el ácido biliar durante la digestión. Como nuestro cuerpo no es capaz de digerir la fibra esos ácidos biliares que han ligado con la fibra son expulsados del cuerpo.

3. Pasas: Además de ser un tentempié muy sano y sabroso, los antioxidantes que contienen las pasas también ayudan a luchar contra las bacterias que producen inflamación y enfermedades en las encías. Las personas con este tipo de enfermedades tienen mayores probabilidades de desarrollar problemas cardíacos en el future.

4. Pescado, especialmente el salmón: Los dietistas recomiendan comer por lo menos dos porciones de pescado a la semana. Los pescados “grasos” como el salmón y el atún pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfermedad coronaria en un 30%. Las grasas omega-3 que contienen los pescados aceitosos ayudan a bajar la presión arterial y corregir los ritmos irregulares del corazón. Además, ayudan a reducir los niveles de triglicéridos en la sangre y a su vez, reducen el riesgo de formación de coágulos.

5. Frutos secos: Estos crujientes snack están cargados de grasas monoinsaturadas y tienen un bajo nivel de grasas saturadas, lo que los convierte en un tentempié saludable cuando se consumen con moderación. Se sugiere comer frutos secos de varios tipos de dos a cuatro veces a la semana. Entre los que ayudan a cuidar el corazón se incluyen nueces, almendras, pistachos y avellanas.

6. Tomates: Esta jugosa, redonda, fruta roja (¡sí es una fruta!) tiene una excelente combinación de vitaminas y minerales lo que lo convierte en un verdadero súper-alimento. Los tomates son una gran fuente de vitamina C, A, fibra, potasio y licopeno. El licopeno ayuda a fortalecer el sistema inmunológico y los estudios sugieren que este alimento puede ayudar a prevenir las enfermedades cardiovasculares. De hecho, los dietistas recomiendan que si una persona está en riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, debería comer tomates cocinados. Aunque al cocinar un tomate disminuyen los niveles de vitamina C, el licopeno se vuelve más accesible.

7. Chocolate: Los dietistas nos recuerdan que no todos los tipos de este “trocito del cielo” son saludables. Sin lugar a duda recomiendan el chocolate negro ya que es rico en flavanol que ayuda a diluir la sangre. Este efecto no solo ayuda a nuestro sistema inmunológico al reducir la densidad de la sangre, también ayuda a mantener los vasos sanguíneos sanos y en forma, reduce la presión arterial y el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

8. Vino tinto: Mientras se consuma con moderación, el vino tinto es bueno para el corazón. Web MD explica que “el resveratrol se encuentra en las pieles de las uvas tintas y se ha demostrado que es un potente agente biológico que puede ofrecer protección contra las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes tipo 2 y trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Alzheimer”.

9. Plátanos: Todos sabemos que los plátanos ayudan a controlar los calambres musculares, pero los niveles altos de potasio de esta fruta (12% de la dosis diaria recomendada en sólo un plátano) también puede ayudar a que los riñones descarten exceso de sodio en el cuerpo. Cuando ayudamos al cuerpo a mantener un equilibrio saludable entre sodio y agua los riñones son más eficaces y expulsan cualquier exceso de sodio con más facilidad.

Patrocinado por Dr. Dieb Maloof. La Misericordia Clinica Internacional